viernes, 13 de julio de 2012

ATARDECER

Mar tranquilo, 
espejo del Sol.
Bajo el cielo pintado
de rosa pastel,
dos guitarras sobre la arena,
tu y yo;
clave de sol y clave de fa,
componiendo en armonía
una canción sin acabar.
Pirámide de piedra
resistente a las agujas del reloj
nuestra relación
fruto de miradas,
capitel de mi delicada alma,
una octava más alta de lo normal,
un pentagrama
que los mejores músicos
querrían interpretar.

                                                 Maite Díaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada